top of page
277252537_114985341148596_4585047532868599464_n (1).jpg

México y el mundo.

  • Foto del escritorRedacción

Médicos de EU dan testimonio sobre Gaza; piden apoyo a palestinos


En los pocos hospitales que aún quedan en pie en Gaza, numerosos pacientes que sobrevivieron a los bombardeos israelíes deben ser abandonados o mueren de infecciones por falta de elementos básicos como guantes, mascarillas o jabón, dijeron médicos estadounidenses a su regreso del territorio palestino.


Se deben tomar decisiones desgarradoras, como dejar de tratar las graves quemaduras de un niño de siete años porque faltan vendas y es probable que de todos modos muera.


Médicos y enfermeras estadunidenses fueron testigos de horrores de ese tipo y se han propuesto darlos a conocer para presionar a su país, que ha brindado un apoyo militar y diplomático fundamental a Israel.


Durante las últimas tres décadas, Adam Hamawy ha visitado países devastados por la guerra y desastres naturales, desde el asedio de Sarajevo hasta el terremoto en Haití.


"Nunca había visto tantas víctimas civiles", afirmó este especialista de 54 años originario de Nueva Jersey, ex cirujano de combate del ejército estadunidense, en una entrevista con la AFP tras regresar de una misión en el Hospital Europeo de Gaza el mes pasado.

"La mayoría de nuestros pacientes eran niños menores de 14 años", dice.


"Haya o no un alto el fuego, debemos obtener ayuda humanitaria y en cantidades suficientes para satisfacer la demanda. Puedes hacer todas las donaciones que quieras, pero si las fronteras no están abiertas para permitir la entrada de ayuda, no tiene ningún sentido", lamentó.


"Gusanos en las heridas"

Hamawy y otros de sus colegas dijeron que se sienten útiles ejerciendo presión por el fin de la guerra y para que Israel cumpla con el derecho internacional y permita que entre más ayuda a la asediada franja de Gaza.


Israel ha rechazado estas acusaciones formuladas por la comunidad internacional apenas desatada la guerra, iniciada tras el ataque sin precedentes y la toma de rehenes llevado a cabo el 7 de octubre pasado por el movimiento islamista palestino Hamas en territorio israelí.

Originaria de Portland, en el noroeste de Estados Unidos, Monica Johnston, una enfermera de cuidados intensivos de 44 años, dice que ha enviado listas de equipos que se necesitan desesperadamente a funcionarios de la Casa Blanca y a legisladores de su país.


Gaza fue su primera misión. "No veo las noticias, no participo en nada político", dice. Pero el otoño boreal pasado recibió un correo electrónico de una asociación pidiendo ayuda.

"Cuando escucho la palabra 'ayuda', mis oídos se abren, mi corazón comienza a latir y siento que debo hacerlo", señaló.


Johnston decidió sumarse a un equipo de 19 personas, coordinado por la Asociación Médica Palestina-Estadunidense, que partió hacia Gaza con las maletas repletas de material de asistencia.


Sobre el terreno, se toparon con obstáculos de gran magnitud: falta de personal y grave escasez de medicamentos y de productos de higiene básicos.


A Johnston se le quiebra la voz cuando recuerda cómo hubo que dejar de curar a un niño con el cuerpo quemado para concentrarse en pacientes con mayores posibilidades de supervivencia. "A los dos días empezó a tener gusanos en las heridas. El sentimiento de culpa, de que yo le causé esto...", dice tomando aire.


El niño fue enterrado con sus vendajes. Su cuerpo estaba completamente infestado.

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page