top of page
277252537_114985341148596_4585047532868599464_n (1).jpg

México y el mundo.

  • Foto del escritorRedacción

La propuesta en cultura de Xóchitl Gálvez

Sin establecer una visión general sobre el significado que tiene la cultura en la construcción del país que propone la coalición, las propuestas abordan cuestiones presupuestales, educativas, artesanales, formativas, fiscales, municipales, digitales y relacionadas con la promoción internacional.



En congruencia con el lema “Por un México sin miedo” que define su campaña, Xóchitl Gálvez, candidata presidenta por la coalición Fuerza y Corazón por México –Partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD)–, incluye en el documento “Las mejores propuestas para vivir sin miedo”, 16 rubros entre los que se encuentra el correspondiente a Cultura.


Integrado por 10 propuestas, su contenido es resultado de un diagnóstico previo que identificó  “emergencias culturales” de nuestro país. Trabajadas bajo la coordinación de Consuelo Sáizar –secvretaria de Cultura y socióloga con estudios sobre sociedades globales e historia intelectual– con reconocidos especialistas en política cultural –como el consultor internacional Carlos Villaseñor–, las propuestas inciden en aspectos esenciales para garantizar los derechos culturales.


Sin establecer una visión general sobre el significado que tiene la cultura en la construcción del país que propone la coalición, las propuestas abordan cuestiones presupuestales, educativas, artesanales, formativas, fiscales, municipales, digitales y relacionadas con la promoción internacional. Sobresaliente en la configuración de cada propuesta, es la incorporación del objetivo al que responde. Un recurso que otorga seriedad profesional al documento evadiendo el modelo de promesas efectistas sin fines específicos.


La primera propuesta asegura que se tendrá un compromiso presupuestal con la cultura que se incrementará cada año. El objetivo es generar condiciones óptimas de desarrollo cultural que, con base en información de Carlos Villaseñor, incluyen el mejoramiento y mantenimiento de la infraestructura.


En el contexto de la educación artística, se propone incorporarla en la educación básica, crear tres universidades de las Artes, dos escuelas de Antropología e Historia y dos escuelas técnicas de guías de turistas certificados. Y aunque el número señalado de los recintos requiere una explicación específica, es interesante que establezcan propuestas que incluyen en sí mismas el indicador de su evaluación.


El conocimiento digital y su aplicación se filtra en varias propuestas, ya sea educación, formación, creación de infraestructura o actualización de los medios públicos de difusión. Sobre éstos, se plantea reintegrarles su vocación estrictamente cultural. Acerca de la infraestructura, se promoverá su creación a partir de diseño universal para permitir la accesibilidad a personas con cualquier condición de vida o discapacidad. Una propuesta que en nuestro país es tan urgente como la que señalan de ampliar los servicios de salud y seguridad social para la inclusión de todo trabajador y agente de arte y cultura.


En lo referente a creaciones y diseños artesanales, se propone “pasar de la explotación al aprovechamiento sostenible”. En el contexto fiscal, se propone retomar la política de estímulos fiscales para todas las artes y actividades culturales, incluyendo librerías, museos y becas. También proponen servicios y beneficios fiscales para las distintas industrias culturales.


Para los municipios y casas de cultura, proponen una política nacional de capacitación y fortalecimiento cultural. Con el propósito de recuperar la presencia protagónica cultural de México en el mundo, proponen un proyecto estratégico internacional operado a través de las embajadas. Esta propuesta es muy necesaria no sólo para el país, sino también para los artistas.


Y por último, una propuesta que requiere mayor precisión: el otorgamiento de becas. Ya que si bien está dirigida específicamente a estudios en México y el extrajero, no aborda el problema de las mal llamadas becas del Sistema Nacional de Creadores de Arte y Creadores eméritos.   


Redactado como propuestas que tendrán que reordenarse dependiendo del resultado electoral, en el conjunto destaca la carencia de iniciativas que incidan: en el manejo responsable de las inversiones en cultura, en el apoyo al mercado artístico, en el ordenamiento de la relación entre iniciativa privada y proyectos gubernamentales, en el impulso de una gobernanza cultural, y en la creación de programas que eliminen el clasismo que impera en el sistema del arte contemporáneo.

10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page